martes, 1 de octubre de 2013

Cosmética, tóxica?

El otro dia por la mañana descubrí una advertencia en el bote de desodorante que no había descubierto hasta ahora. Dice claramente "Se desaconseja un uso regular en mujeres embarazadas o lactantes". Este descubrimiento me dejó perpleja. Hacía pocos días que lo había comprado para probar, y obviamente no me podía considerar en riesgo, pero me trajo a la cabeza mi cruzada contra la cosmetica tóxica, y recordé que nunca os he mencionado nada de este tema.


No sé como empezó todo, creo que algún dia vi un anuncio que repetia:  "sin parabenos", y me meti en internet a ver que era eso de los parabenos. Estaba embarazada, y todo lo que pudiera ser perjudicial para mi y mi embarazo me empezaba a preocupar. Y llegué a esta página maravillosa de un blog fantastico, "la familia garrapata", que explica con todo detalle que es cada cosa en la lista de ingredientes de nuestros cosméticos. No me voy a repetir aqui ya que con un clic podeis leer su fantastico articulo. Pero os voy a contar un breve resumen:

Los cosmeticos estan llenos de sustancias quimicas que permiten su conservación, la espuma, el olor, la consistencia... Estos ingredientes no son tóxicas en pequeñas cantidades, pero no está tan claro que sean inocuas utilizadas todos los dias, en todos los productos y a largo de toda una vida. Como no hay una regulacion internacional al respecto, el consumidor está bastante indefenso.

Si haceis como hice yo y vais a vuestro baño, comprobareis que vuestros champus, mascarillas, tónicos, cremas, pintauñas, y demas cosméticos, tienen como primeros componentes una serie de productos químicos. Si hay suerte, puede que encontreis  aloe, calendula, aceite de almendras o algo similar a partir del octavo lugar. Siento confirmar que los componentes estan ordenados por cantidad, de mayor a menor, asi que podeis sacar vuestras propias conclusiones.

La mala noticia es que si intentais buscar remotamente un cosmetico totalmente natural no lo encontrareis. Los espumantes y conservantes son inevitables en los productos que se comprar en el supermercado o la farmacia. 

La buena noticia es que un poco es mucho, y unicamente el gesto de comprar un champú con menos químicos que lo habitual ya es bastante. Tampoco se trata de obsesionarse porque no podemos evitar el mundo en que vivimos. Pero está en nuestras manos tomar algunas medidas para reducir la cantidad de quimicos a los que sometemos a nuestro cuerpo, y al de nuestros hijos.

Y la siguiente pregunta es, ¿dónde puedo encontrar productos más naturales? La respuesta próximamente, dejadme que prepare una lista con lo que yo he ido descubriendo, y enseguida os cuento.

Besos desde la jungla

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada