viernes, 17 de mayo de 2013

Vacunas de pago, ¿sí o no?

En mi profesión es imprescindible poseer eso que se conoce como "buen criterio". El criterio está compuesto por una buena dosis de conocimiento, y otra de experiencia. Con criterio, se proponen cosas adecuadas y se toman las decisiones correctas.

Ponerle o no ponerle vacunas a mi hijo es una decisión que debe tomarse con criterio (médico, se entiende). Y el problema es que, yo, como el 99,99% de las madres y padres, no lo tengo. Y esa falta de criterio es la que me tiene dándole vueltas a la cabeza estos días, sobre si ponerle o no la vacuna de la varicela al Gorila.

Que quede claro en primer lugar que no cuestiono las vacunas que ofrece la Seguridad Social en su calendario vacunal. Creo que es un calendario de mínimos, como dicen muchos expertos, y que su uso previene las enfermedades directamente a nuestros hijos y también la transmisión a la población. Estoy hablando de estas vacunas "extra" que nos ofrecen a los padres en la consulta del pediatra, y que todas juntas ascienden a una cantidad superior a los 600 euros.

Ahora quiero confirmar que no cuestiono estas vacunas porque sean caras; nos gastamos el dinero en miles de trastos para bebés que valen mucho más y no nos quejamos lo más mínimo  Mi duda viene alrededor de la industria farmacéutica, que hace negocio con nuestra salud; tener criterio para saber hasta que punto hacen precisamente eso, negocio, en vez de salud.

Durante mis clases preparto  el que ahora es el pediatra de mi hijo nos preparó unas charlas para mamás primerizas que fueron muy clarificadoras. Uno de los temas fue precisamente la vacunación. Supongo que me hubiera gustado dejarme influir por su opinión, pero no nos la dio. Tampoco lo ha hecho las veces que se lo he preguntado en las revisiones periódicas  Se ha limitado a ofrecerme datos que apoyan tanto la teoría de darselas a sus hijos como de no ponerselas. Esto hace que quienes tenemos que tomar la decisión seamos nosotros, pero con criterio nulo. Decisión que atañe a la salud de nuestros hijos.

Por un lado, están los que se posicionan en contra de las vacunas en general, movimiento, por cierto, muy extendido últimamente. Alegan que el sistema inmunológico de los bebés y niños puede no ser suficientemente maduro para luchar contra las vacunas, y que estas se han convertido en un negocio para las farmacéuticas, que se llenan los bolsillos con los miles de niños que se vacunan cada año. Mi pediatra nos decía que hay vacunas que abarcan muy pocas cepas de una enfermedad, o cepas que no se desarrollan habitualmente en nuestro país, por lo que son menos eficaces de lo que nos quieren hacer creer (aunque tampoco significa que sean ineficaces).

Tampoco podemos perder de vista que la decisión del calendario vacunal responde a criterios de salud pública, y no de la salud individual de nuestros hijos - tanto para lo bueno como para lo malo. Hay vacunas con posibles efectos adversos que, aunque menores que la propia enfermedad, pueden traer alguna incomodidad. También hay vacunas que no se administran de forma generalizada porque no hay suficiente financiación, o porque se considera más barato resolver la enfermedad cuando se complica que suministrar la vacuna a todos los niños.

También, nuestro pediatra nos comentaba que, en general, a los niños que van a la guardería se vacuna más, porque se creen más expuestos a la enfermedades. Esto ha llevado en algunos casos a que la incidencia de algunas enfermedades sea mayor en niños que no van a la guardería, por el simple hecho de que no se les vacuna porque se les cree "más protegidos".

Al final, nosotros hemos tomado una decisión diferente para cada vacuna "extra". Hemos analizado, con ayuda del pediatra, la historia de la vacuna, las cepas de las cuales protege, los posibles efectos secundarios, la inclusión en otros calendarios vacunales, etc. Ya tomamos la decisión frente a la vacuna del rotavirus y frente a la del neumococo. Ahora toca informarse y decidir frente a la de la varicela. Ya os contaré nuestras conclusiones si os apetece- o quizá os apetezca crearos vuestro propio criterio...

Besos desde la jungla

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada